viernes, 10 de febrero de 2012

VAMPIROS AL SOL (CAPÍTULO FINAL)


Capitulo VI
"Desenlace"
Por: María Teresa Fuenmayor Tovar


             Estaban en la playa. Bajo uno de esos toldos miniatura que
alquilan en el Paseo Macuto. Zahidy sonrió. Cuánta diferencia entre
la ficción y la realidad. Bella y Edward podían ir a una isla privada,
ellos tenían que ir a un balneario público, al más económico.
La ventaja: no tenían que ocultar una piel luminosa, casi incandescente,
Podían pasar desapercibidos. Podían pasar por normales.
Ellos mismos podían hasta creérselo un poquito...si no pensaban
mucho en ello...y si no los apuraba la sed.
-Walker -lo llamaba así por decisión mutua, ya que la escucha de
su nombre original llamaba la atención y a la vez producía una
cierta aversión en quien lo oía. Abrió los ojos y la miró. Le sonrió.
Su cabeza reposaba en las piernas de ella.
Zahidy recorrió su rostro poco a poco con la punta de sus dedos.
No pudo evitar pensar en que podía llegar el momento en que no
sintiera ese roce...se estremeció... El se dio cuenta de lo que se
trataba, tomó su mano deteniendo la caricia un momento...
luego fueron los labios de él los que recorrieron la mano de ella
poco a poco, suavemente, deteniéndose en su muñeca.
-Nunca-dijo roncamente-nunca en tantos años sentí por alguien
lo que siento por ti. Eres lo mejor...lo más lindo que he tenido en la
vida...lo único bueno...
"Lo único bueno " había dicho. Esa frase tenía una carga tan
grande, casi aplastante, de responsabilidad, para ella. Sintió en
sí la soledad de él, y el temor, su miedo. Ella podía recuperar una
parte de la normalidad, más bien, perder una parte de su anormalidad,
pero el cambio traería consecuencias adversas, muy duras
para ambos. Para ella como individuo, para los dos como
pareja... 
No eran pareja en el sentido de haber tenido relaciones
íntimas, pero sí por ese sentimiento mutuo, por esa
complementariedad, por esa necesidad que tenía cada uno
del otro.
-Zahidy, ¿Qué has decidido? ¿Lo estás pensando?
-No, no quiero pensar, Eso me atormenta. No quiero enfrentarme
a una decisión todavía. Déjame vivir esto esto tan bello...
-Yo...necesito saber ,saber tu decisión...saber qué hacer...
-.Dame tiempo, pero no para pensar, tomémonos un tiempo para
no pensar y...
- ¿Es posible? ¿Posible para ti?
- En realidad no...
- Una semana. Una semana y hablamos...de eso...
Ella asintió en silencio.
Jugaron en el agua como dos chiquillos, corrieron bajo el sol.
Al regreso, el infaltable ambiente musical del autobús por una
rareza no era un reggaeton, el chofer había colocado un CD de
"Air Supply " y las voces llenas de sentimiento de los cantantes
australianos parecían expresar lo que Zahidy experimentaba
dentro... "LOST IN LOVE" era como un lamento, como una
súplica..."EVEN THE NIGHTS ARE BETTER", por fortuna
llegaron a la Av. Sucre de Catia cuando estaba casi a punto de soltar las
lágrimas.
Subieron juntos a Los Frailes. El entró a su casa un momento.
Un momento que se alargó más de lo común. Al día siguiente era
feriado, no tendría que madrugar para ir al trabajo.
Cuando él se iba a despedir se abrazaron, un abrazo
largo...cuando hizo ademán de soltarla ella no lo permitió...
-No te vayas hoy, quédate, por favor...
Caín mantuvo el abrazo pero ahora, además la besó, le besó los
labios, las mejillas. Los cerrados párpados.
Zahidy sintió tantas cosas a la vez, y se rindió. Se amaron con
infinita ternura, él la conducía con cuidado:
-Dime si te incomodo, dime si te lastimo.
Le entregó su virginidad como una ofrenda de amor. Cuando se
fundieron en un solo ser supo que ya no podría apartarse más
de él, que no renunciaría a sentir lo que ahora sentía.
Acabaron casi al mismo tiempo y luego él la rodeó con sus brazos
mientras la besaba en el cabello tiernamente.
La luz del nuevo día entró por la ventana e iluminó los cuerpos
de ambos aún fundidos en un abrazo.
-No tomaré una semana para no pensar, tampoco necesito una
semana para pensar. No puedo ni quiero renunciar a tenerte y
sentirte en mi vida como ahora. Sería como renunciar a una parte
de ti...y...no soy capaz.
-Temía que dijeras lo contrario...ahora me preocupa que
te arrepientas de haber tomado esta decisión.
-Si estás conmigo...no cabe el arrepentimiento. Sólo...no me
dejes nunca.
-No te dejaré jamás...yo a ti no...Pero eres mortal, un día te
perderé para siempre...no lo podré resistir...y lo tendré qué
resistir...
-.Quizá falte mucho para eso.
-Para mí será siempre poco. Tu concepción del tiempo es distinta
a la mía...
-Has traído a mi vida una felicidad que jamás pensé experimentaría,
ni siquiera sabía que existía... quiero que la vivamos juntos a
plenitud sin enturbiarla con pensamientos oscuros. Cuando llegue
la tristeza...será otra cosa, no enturbiemos nuestra alegría por una
tristeza que aún no llega...
-Tienes razón.
Se miraron a los ojos largamente, se besaron y se volvieron a amar,
una y otra vez, iluminados por la luz del sol que entraba por la
ventana como asombrado él mismo del amor tan grande que
expresaban los dos vampiros. 


Sitio web de la imagen: http://transitoenespiral.blogspot.com/2007_11_01_archive.html 



No hay comentarios:

Publicar un comentario